El Flamenco en Barcelona

restaurant flamenco show

No es casualidad que Barcelona se haya convertido en la cuna de artistas de renombre en el panorama del flamenco en nuestro país. Desde hace ya muchos años la cultura del flamenco está más que instaurada en nuestra sociedad como lo están las obras de la sagrada familia, el maravilloso skyline de la ciudad con sus torres Mapfre, la estatua de Colón y el hotel W o el mismísimo “pa amb tomaquet”. Todos y cada uno de ellos símbolos de una ciudad, de una identidad, de una cultura.

Al mismo tiempo que nuestros familiares inmigraban del resto de la geografía española, traían consigo una diversidad patente hoy en día en la idiosincrasia de los barceloneses.

¿Y que es lo que nos hace felices y a la vez nos diferencia del resto de las personas y/o culturas?

Buen flamenco y buena comida… todo reunido en un restaurante.

restaurant flamenco show

Efectivamente! La música y la comida… y no hay nada más bonito que recordar viejos tiempos con una buena mesa y con una buena banda sonora. Y así fue. Si bien España ha sido siempre un país de diversidad fueron ellos, los buscadores de nuevas oportunidades, los extranjeros en su propio país los que nos trajeron y nos dejaron hasta hoy en día una pincelada del arte más racial y auténtico de nuestro país. El flamenco.

Y aunque no podemos agenciarlo como nuestro el flamenco es a Barcelona lo que las pasas a los cócteles de frutos secos, están ahí, a unos les gusta más que a otros pero si no están las echaríamos en falta.

Así llega hasta nosotros un buen día el flamenco. Potenciarlo con una buena comida o cena, pues esto es a lo que nos dedicamos, fue cuestión de echarle imaginación. Un buen menú y una buena dosis de baile, cuidando siempre hasta el mínimo detalle es lo que nos ha convertido en lo que siempre deseamos ser, no un restaurante común sino un “restaurante flamenco” donde crear momentos felices a todos aquellos que nos acompañan cada noche para disfrutar, para comer, para reír, para vivir.

Deja un comentario